10 propiedades beneficiosas de las Semillas de calabaza

Las semillas de calabaza, a pesar de su pequeño tamaño, pueden ser consideradas como un alimento rico en propiedades beneficiosas y como un guiso saludable, en sustitución de los clásicos aperitivos envasados.

Las semillas de calabaza son beneficiosas para el corazón, nos ayudan a asegurar un buen descanso nocturno y una buena salud general. Se pueden consumir crudas o tostadas al horno a una temperatura no muy alta durante 15-20 minutos. También son muy calientes y se pueden sazonar con una pizca de sal marina. Se pueden comprar ya tostadas, preferiblemente ecológicas, en tiendas de productos naturales.

Aquí están sus 10 principales propiedades beneficiosas.

1) Buen descanso

Las semillas de calabaza tienen un alto contenido de triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina, que ayuda a garantizar que no sólo vivimos nuestros días de buen humor, sino que también nos ayudan a disfrutar de una buena noche de sueño, a fin de recuperar toda la energía necesaria para cumplir con los compromisos del día siguiente.

2) Corazón y Relajación

Uno de los componentes nutricionales de las semillas de calabaza es el magnesio, un elemento que ayuda a dar a nuestro cuerpo una sensación de relajación. El magnesio se considera una sustancia naturalmente calmante y relajante, además de ser beneficioso para la actividad cardíaca correcta.

3) Balance

Las semillas de calabaza tienen un contenido de proteínas altamente digeribles que no deben ser subestimadas, ayudando a mantener niveles regulares de azúcar en la sangre cuando se consumen como bocadillo durante todo el día. Mantener niveles estables de azúcar puede ser crítico cuando se trata de bajar de peso. Es por eso que las semillas de calabaza a menudo también se recomiendan para aquellos que siguen una dieta de adelgazamiento.

4) Omega3

Las semillas de calabaza contienen ácidos grasos esenciales omega 3, lo que las convierte en una valiosa fuente vegetal de estos elementos. Su presencia permanece en un alimento extraído de ellos en frío: el aceite de semilla de calabaza. Puede ser útil en el tratamiento de pacientes con hipertrofia prostática benigna, como sugiere un estudio científico publicado en 2009.

5) Zinc

El contenido de zinc de las semillas de calabaza las hace aptas para el consumo de la población masculina, ya que este mineral se considera capaz de realizar una acción protectora contra la próstata. La ingesta de alimentos que contienen zinc también se recomienda para las mujeres embarazadas y para aquellas que desean mantener los niveles de colesterol bajo control.

6) Hierro

Las semillas de calabaza, junto con legumbres como las lentejas, los frijoles y los garbanzos, pueden considerarse una fuente vegetal de hierro. Tomarlas como bocadillos puede ayudar a combatir la escasez de energía a lo largo del día. Las semillas de calabaza tostadas pueden reemplazar los bocadillos clásicos comprados en el supermercado de una manera saludable.

7) Propiedades antiinflamatorias

Las semillas de calabaza son consideradas como un verdadero antiinflamatorio natural, con un poder casi medicinal. Por lo tanto, su ingesta puede ayudar a aliviar los estados inflamatorios de nuestro organismo. En algunos casos pueden ayudar a combatir la irritación y la hinchazón sin los efectos secundarios típicos de los medicamentos.

8) Fitoesteroles

Ocupan el tercer lugar en el ranking de semillas y frutos secos con mayor contenido en fitosteroles. De hecho, son superados por las semillas de girasol y los pistachos, pero siguen siendo una fuente que no debe subestimarse. Esto los hace capaces de reducir los niveles de colesterol en la sangre.

9) Bienestar intestinal

Las semillas de calabaza contienen algunas de las fibras vegetales que necesitamos alimentar para que nuestros intestinos funcionen correctamente. Por lo tanto, su contratación es especialmente adecuada para aquellos que tienen problemas a este respecto y que desean recuperar su equilibrio.

10) Ajuste del pH

Las semillas de calabaza ayudan a alcalinizar el pH del cuerpo. El exceso de acidez causado por la ingesta de algunos alimentos (como carne, azúcares y dulces, harina y derivados) se ha relacionado con la aparición de condiciones dolorosas e inflamatorias. Otros alimentos alcalinizantes son los vegetales, con especial referencia a los que se pueden comer crudos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *