tomates

Tomates: Adiós a los derrames, gracias al licopeno

Comer tomates y alimentos a base de tomate reduce el riesgo de accidente cerebrovascular. Según una investigación publicada ayer en Neurology por científicos de la Universidad de Finlandia Oriental. Y el mérito sería de una sustancia antioxidante contenida en ellos, el licopeno.

Este último está presente en mayores cantidades, especialmente en tomates rojos y maduros. El estudio finlandés encontró que las personas que tenían niveles más altos de licopeno en sangre tenían 55 por ciento menos probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular que las que tenían niveles más bajos de licopeno en sangre.

En el estudio participaron 1.031 hombres de Finlandia de entre 46 y 65 años de edad. El nivel de licopeno en la sangre se analizó al inicio del estudio y se dio seguimiento a los voluntarios durante un período promedio de 12 años. Durante este período, 67 hombres tuvieron un accidente cerebrovascular. De los sujetos con los niveles más bajos de licopeno, 25 hombres de 258 tuvieron apoplejía. De aquellos con los niveles más altos de licopeno, sólo 11 de 259 tuvieron el mismo destino, menos de la mitad.

Cuando los investigadores examinaron sólo los accidentes cerebrovasculares causados por coágulos sanguíneos, los resultados fueron aún más claros. Los sujetos que tenían niveles más altos de licopeno tenían 59 por ciento menos probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular que los que tenían niveles más bajos.

“Este estudio añade más evidencia al hecho de que una dieta rica en frutas y verduras se relaciona con un menor riesgo de accidente cerebrovascular”, señaló el autor del estudio Jouni Karppi, de la Universidad de Kuopio. “Los resultados apoyan la recomendación de que las personas deben consumir más de cinco porciones de frutas y verduras al día, y esto podría llevar a una fuerte reducción en el número de accidentes cerebrovasculares en todo el mundo, de acuerdo incluso con estudios anteriores.

Una conclusión similar fue alcanzada hace más de un año por otro estudio, esta vez realizado en Australia, según el cual los tomates son también un remedio natural para el colesterol alto y la hipertensión, especialmente si se comen cocidos y se toman regularmente.

Viva la dieta mediterránea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *